Unable to create /cache/mod_novasfh/sfh_56.xml configuration file.
Click here for more information.
Please update your Flash Player to view content.
Catalán

Cuentos

 

Cuentos, narraciones y reflexiones cortas que hacen pensar, confrontar nuestra vida, y rezar.

Inventario de la generosidad

Había una vez un hombre que renegaba diciendo que Dios no había sido generoso con él. Entonces un amigo suyo, millonario, le propuso un negocio:

- ¿Quieres venderme tu pie izquierdo por 5.000.000 euros para injertárselo a uno que lo perdió en un accidente?. A ti te pondrán uno de artificial muy cómodo
- No... Jamás, respondió el que renegaba
- ¿Y no quisieras venderme tu mano izquierda que es la que menos usas por 10.000000 euros para colocársela a uno que la perdió en una caída?.
-Nunca. Jamás, respondió el otro
- ¿Y no quisieras vender un riñón por 15.000.000 euros para trasplantarlo a uno que se está muriendo en un hospital? Te lo pagamos al contado porque el que lo necesita es sumamente rico
- Pero... ¿Qué es eso que me propones? - contestó el amigo- ¡Yo no vendo mis riñones!
- Bueno, añadió el interlocutor, ahora te hago una última oferta. Conozco un millonario que ofrece 50.000.000 euros por un ojo para que le cambien el que ha perdido. ¿Quieres venderlo? Té queda otro ojo y te pondrán uno de vidrio, muy hermoso
-Ya te he dicho que no, - dijo cansado -. Por ningún dinero del mundo te venderé alguna parte de mi cuerpo
- Bueno, bueno - le dijo entonces su amigo - pero de hoy en adelante no digas que Dios no ha sido generoso contigo. Te ofrecí 80.000.000 euros al contado por la décima parte de tu organismo y no quisiste. Y todavía te parece poco lo que Dios te ha regalado

El otro nunca había pensado en los valores que el Señor le había concedido.

¿Por qué no hacer el inventario de los bienes que hemos recibido para así vivir con mayor alegría y optimismo?. ¿Por qué vivir pensando en el 10 por ciento de las cosas que nos hacen sufrir y no recordar el noventa por ciento de las cosas que nos hacen estar bien?

 

Infórmate

Hazte amigo nuestro en el

Síguenos en el

Seguir a webdepastoral en Twitter

Comparte este artículo