Unable to create /cache/mod_novasfh/sfh_56.xml configuration file.
Click here for more information.
Please update your Flash Player to view content.
Catalán

Cuentos

 

Cuentos, narraciones y reflexiones cortas que hacen pensar, confrontar nuestra vida, y rezar.

Los buenos amigos

De tanto como nieva, los campos están blancos, bien blancos.
El conejito gris no tiene nada para comer. Nada de nada.
Abre la puerta y...
- Brrr... ¡Qué frío que hace!
El conejito se va a buscar algo para comer. ¡Y nunca adivinaríais lo que ha encontrado en la nieve! ¡Dos zanahorias rojas, así de gordas!
Mordisquea que mordisquea se come una. Cuando va a morder la otra, piensa:
- ¡Hace tanto frío! Mi vecino, el caballo, seguro que tiene hambre. Voy a llevarle esta zanahoria a su casa.
El conejito, corre que corre, llega a casa de su vecino, el caballo.
- Toc, toc...
Abre la puerta... El caballo no está.
Deja la zanahoria y se va.

El caballo blanco busca que busca una cosa para comer. ¡Y nunca adivinaríais lo que ha encontrado en la nieve! Un nabo gordo, blanco y morado...
Mordisquea que mordisquea se come el nabo.
Cuando vuelve a su casa encuentra la zanahoria.
- ¿Quien me la ha traído? El conejito, he visto sus huellas sobre la nieve. Es muy amable mi vecino y esta zanahoria debe estar muy buena.
Cuando va a morderla, piensa:
- ¡Nieva tan fuerte! Mi vecino, el cordero, seguro que tiene hambre. Voy a llevarle esta zanahoria a su casa.
El caballo, galopa que galopa, llega a casa del cordero.
-Toc, toc...
Abre la puerta... El cordero no está.
Deja la zanahoria y se va.

El cordero, resbalando sobre la nieve, ha ido a buscar algo para comer. ¡Y nunca adivinaríais lo que ha encontrado en la nieve! Una col verde.
Se come la col hoja por hoja.
Cuando vuelve a casa encuentra la zanahoria.
- ¿Quien me la ha traído? El caballo, he visto sus huellas en la nieve. Es muy afectuoso mi vecino y esta zanahoria debe de estar muy tierna.
Cuando va a morderla piensa:
- ¡Hay tanta nieve! Mi vecino, el corzo, seguro que tiene hambre. Ahora mismo le llevo la zanahoria.
El cordero, anda que anda, llega a casa del corzo.
-Toc, toc...
Abre la puerta... El corzo no está.
Deja la zanahoria y se va.

El corzo rojo ha ido a buscar algo para comer. ¡Y nunca adivinaríais lo que ha encontrado en la nieve! Una mata de hierba fresca.
Se come la mata, poquito a poquito.
Cuando vuelve a casa encuentra la zanahoria.
¿Quien me la ha traído? El cordero, he visto un copo de lana justo junto a la puerta.
Es muy atento mi vecino y esta zanahoria debe de estar muy dulce.
Cuando va a morderla piensa:
- ¡No para de nevar! Mi vecino, el conejito, seguro que tiene hambre. Ahora mismo le llevo la zanahoria.
El corzo, salta que salta, llega a casa del conejito.
- Toc, toc...
abre la puerta...El conejito duerme.
El corzo deja la zanahoria a su lado y se, va.

Así fue como la zanahoria roja fue del conejito gris al caballo blanco, del caballo blanco al cordero, del cordero al corzo rojo y del corzo rojo otra vez al conejo.

Cuando dejó de nevar se encontraron todos y se explicaron lo que había pasado.
Para celebrarlo hicieron un gran muñeco de nieve.
Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

 

Infórmate

Hazte amigo nuestro en el

Síguenos en el

Seguir a webdepastoral en Twitter

Comparte este artículo