Unable to create /cache/mod_novasfh/sfh_56.xml configuration file.
Click here for more information.
Please update your Flash Player to view content.
Catalán

Otras palabras me ayudan

Me doy un paseo por los barrios, entro en casas, prisiones, en el metro, en chabolas, en salones oscuros y solitarios... Veo el mundo.

Los ojos y los corazones se vuelven hacia Mí con interrogantes de angustia, soledad, necesidad, desorientación... y quiero dar respuesta.

Miro al mundo y me vuelvo hacia ti, hombre, para rezarte, para orarte y convocarte, para poner ante ti todas estas realidades, para que veas por mis ojos y sientas con mi corazón.

Necesito tus oídos porque quiero escuchar las historias de Rosario, y devolverle una sonrisa para que sepa que no está sola, que no sobra.

Necesito tus brazos porque quiero dar un abrazo y proteger al niño que mira asustado al mundo que le agrede.

Necesito tus palabras porque quiero saludar y llamar por su nombre a José, el que pide en la puerta del metro y es invisible para los ojos de los que vais corriendo detrás del reloj.

Necesito tus manos porque quiero darle una palmada de ánimo a David,  que a pesar de sus recaídas lleva 15 días sin consumir.

Necesito tu trabajo porque quiero meter la mano en el bolsillo y ayudar a María,  que trabaja sin parar, y a su marido Manuel que lleva 5 años en paro y tienen tres niños.

Necesito tu corazón porque quiero acoger a Reinaldo,  que tuvo que dejar su país porque no tenía futuro y se ha convertido en un sin papeles.

Te necesito a ti porque quiero explicarles a Marta y Juan que a pesar de que no pueden comprarse un piso, yo tengo un mensaje de amor y libertad para ellos.

Te necesito a ti porque quiero acariciar al que no recibe caricias,  nombrar al que no tiene nombre, gritar con el olvidado,  cantar con el que está alegre y luchar con el que lucha por la justicia.

Necesito que les digas que son el centro de mi Reino.

Te rezo para que seas mis manos, mis ojos, mis oídos y mi boca.

Infórmate

Hazte amigo nuestro en el

Síguenos en el

Seguir a webdepastoral en Twitter

Comparte este artículo