Unable to create /cache/mod_novasfh/sfh_56.xml configuration file.
Click here for more information.
Please update your Flash Player to view content.
Catalán

Vivir a Fondo

 

Material semanal para la oración y la reflexión a partir del evangelio de cada domingo.

Ver anteriores

LEO LA PALABRA

MC 9,2-10

En aquel tiempo, Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a Juan, subió aparte con ellos solos a un monte alto, y se transfiguró delante de ellos. Sus vestidos se volvieron de un blanco deslumbrador, como no puede dejarlos ningún batanero del mundo. Se les aparecieron Elías y Moisés, conversando con Jesús. Entonces Pedro tomó la palabra y dijo a Jesús: «Maestro, ¡qué bueno es que estemos aquí! Vamos a hacer tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías». No sabía qué decir, pues estaban asustados. Se formó una nube que los cubrió y salió una voz de la nube: «Este es mi Hijo, el amado; escuchadlo». De pronto, al mirar alrededor, no vieron a nadie más que a Jesús, solo con ellos. Cuando bajaban del monte, les ordenó que no contasen a nadie lo que habían visto hasta que el Hijo del hombre resucitar de entre los muertos. Esto se les quedó grabado y discutían qué quería decir aquello de resucitar de entre los muertos.

¡Qué bello momento nos presenta el Evangelio! Subir a la montaña, bajar a las profundidades de nuestro ser, para descubrir a Jesús como Señor. Pero en momentos como éste, de oración intensa, de encuentro con este Otro que nos habita, nos puede pasar como a Pedro: ¡querríamos quedarnos así para siempre!

Pero este descubrimiento en lo profundo de nosotros nos invita siempre a “vivirlo”, a ponerlo en práctica… bajar de la montaña, transformar la realidad.

Del Salmo 115

Tenía fe, aun cuando dije:

«¡Qué desgraciado soy!»

Mucho le cuesta al Señor

la muerte de sus fieles.

Señor, yo soy tu siervo, siervo tuyo,

hijo de tu esclava:

rompiste mis cadenas.

Te ofreceré un sacrificio de alabanza,

invocando tu nombre, Señor.

Cumpliré al Señor mis votos

en presencia de todo el pueblo,

en el atrio de la casa del Señor,

en medio de ti, Jerusalén.

“Quiero ser”

Canta: Amaia Montero

https://www.youtube.com/watch?v=oGn-k8qW8VM

Pujar a la muntanya, baixar al fons del nostre ésser... i trobar-te. Una trobada que no em deixa indiferent, que “em dóna ganes de més trobades”... Serà que t’estimo? Si és així, aquesta relació sembla que te futur, perquè Tu em fas feliç...

Quiero ser, una palabra serena y clara.
Quiero ser, un alma libre, de madrugada.
Quiero ser una emigrante, de tu boca delirante,
de deseos que una noche convertiste en mi dolor.

Quiero creer, quiero saber,

que dormiré a la verita tuya.
Quiero esconderme del miedo

y mirar de una vez
los ojos que tiene la luna.

Quiero cantar a la libertad.

Y caminar cerca del mar,

amarradita siempre a tu cintura,
que esta locura de amarte no puede acabar
por mucho que te entren las dudas
de si eres tú el que me hace tan feliz.

Quiero ser, la que te juré amor eterno.
Quiero ser, una parada en la estación que lleva tu nombre.

Quiero ser el verbo puedo, quiero andarme sin rodeos,

confesarte que una tarde empecé a morir por ti

Quiero creer, quiero saber,

que dormiré a la verita tuya.
Quiero esconderme del miedo

y mirar de una vez
los ojos que tiene la luna.

Quiero cantar a la libertad.

Y caminar cerca del mar,

amarradita siempre a tu cintura,
que esta locura de amarte no puede acabar
por mucho que te entren las dudas
de si eres tú el que me hace tan feliz.

Infórmate

Hazte amigo nuestro en el

Síguenos en el

Seguir a webdepastoral en Twitter

Comparte este artículo